Carta de Manu

manu


Querido Chechar:

He estado leyendo los artículos relacionados con el aniversario de Hitler que se han estado publicando en CC [Counter-Currents Publishing] y en otros sitios, y me han hecho pensar acerca de mi actitud crítica (abierta) con respecto a él. Me gusta el artículo de Johnson (“The Burden…”) en CC (es del 2011).

En este tiempo de derrota, en este interregno (como tú dices en algún lugar), en esta noche que padecemos, no es prudente, ni sabio, desde nuestras filas, lanzar la más mínima crítica sobre el período nazi (no podemos pasarle armas al enemigo). Por lo demás, es el único hecho de relevancia de nuestros pueblos en los últimos miles de años, me atrevería a decir.

Ciertamente este aniversario, los artículos, pero también tus palabras, me han hecho repensar todo este período. En este período el pueblo arya aparece identificado y reconocido por primera vez en la historia de los pueblos. Por primera vez nuestros pueblos adquieren conciencia de sí, acerca de su origen y de su naturaleza. Desde el surgimiento de nuestro pueblo (aquel núcleo primitivo), hace seis o siete mil años, no se había producido un evento semejante. Fue una aurora, una nueva aurora. Fueron momentos sublimes.

Este “nacimiento” tiene que ver con el surgimiento de los estudios indoeuropeos, y los estudios sobre evolución y genética de la época. Se difundieron conocimientos nuevos acerca de nuestro ser biocultural; acerca de nuestra raza, y de nuestras lenguas y culturas. Fue un reconocimiento. Fue como mirarnos por primera vez en un espejo. Estábamos allí, en aquellos textos: en los himnos del Rig Veda, en la Ilíada, en la Eneida, en los Eddas, en el Mabinogion… Éramos nosotros, nuestra sangre, nuestro genio, nuestra raza, la que había generado aquellos textos, aquellas culturas, aquellos mundos.

La swastica, nuestro estandarte, no sólo se alzó contra el liberalismo y el comunismo… Apenas empezamos a comprender hoy la grandeza y el alcance de su misión—y de nuestra misión. Para situarnos podemos hacer nuestras estas certeras palabras de Saint-Loup (es el primer aforismo de Quotations):

[Hitler était] l’homme qui avait jeté au monde ce prodigieux défi : attaquer en même  temps le capitalisme anglo-saxon, le bolchevisme rouge, le racisme juif, la franc-maçonnerie internationale, l’Eglise catholique, le paupérisme et les iniquités sociales, le traité de Versailles, le colonialisme, la pagaille française et la Home Fleet.

Y la lista no está completa.

No fue sólo Hitler, fue Alemania entera; el completo pueblo alemán. Fue una “empresa” colectiva.

Nace armada, como Atenea, la comunidad alemana, la primera comunidad arya en despertar, o en renacer, y lo hace para combatir contra aquellos que han procurado su mal; contra todo un entorno cultural contrario, adverso, que niega su ser. Espiritualmente alienada tiene que luchar contra el engaño judeo-mesiánico, contra el “milenio cristiano”. Y no fue el único engendro judío con el que tuvo que enfrentarse esta recién nacida nación arya, también el comunismo medraba entre la población haciendo estragos, y otros. La hidra judía se había multiplicado, se había ramificado; tenía demasiados rostros, demasiadas cabezas.

No parece que hayamos tenido sino un solo enemigo a lo largo de la historia, los pueblos semitas y sus discursos (judíos, judeo-mesiánicos, y musulmanes). Nos dominan espiritualmente. Es múltiple la alienación que padecemos a manos de semitas o de ideologías semitas (religiosas, políticas, económicas; antropológicas, sociológicas, psicológicas…).

Nuestro enemigo nos posee de una u otra forma. La espantosa hidra judía. Tifón. El mal, nuestro mal.

¿Fue un despertar, o un nacimiento prematuro? Demasiado joven esta comunidad para enfrentarse a este monstruo milenario. Como un joven héroe ha fracasado en su primer intento por derrotarlo. Demasiado vieja y astuta esa monstruosidad. Se zampó al muchacho, y a la joven comunidad arya, en unos pocos años.

Fue el primer intento, nada más; el primer combate verdadero. Hasta entonces habíamos estado padeciendo sus imposiciones y estrategias sin advertir siguiera que estábamos siendo atacados. Llevaban  miles de años privándonos de nuestras cosas, negándonos nuestro ser ancestral, vituperando a nuestros antepasados, mancillando nuestros lugares sagrados; dividiéndonos, enfrentándonos –sembrando la discordia entre nosotros. Hay que advertir el dualismo (maniqueísmo) judeo-mesiánico en su libro sagrado (AT y NT), pero también en el marxismo, o en el psicoanálisis. La diseminación de estas ideologías forma parte de su estrategia de dominio.

Somos un  pueblo joven, una raza joven. Nos falta experiencia. Este interregno ha de servir para fortalecernos espiritual y culturalmente.

Dices tú, en un comentario en el artículo de Johnson (The Burden…), que el “revisionismo” de Hitler y el periodo nazi es esencial. Estoy absolutamente de acuerdo, el período nazi en su conjunto (desde que nace hasta que cae vencido) hay que reivindicarlo, y hay que reivindicarlo por varias razones. Es esencial en nuestra historia, en la historia de los pueblos aryas. Se trata de nuestro nuevo nacimiento, de nuestro primer enfrentamiento con un enemigo milenario, y de nuestra primera derrota. Ni más ni menos. Este episodio tiene que tener absoluta preeminencia entre nosotros. Ha de ocupar el lugar más alto en nuestra memoria, en nuestras reflexiones, en nuestros corazones.

Hay que rescatar la memoria de ese período y elevarla a lo alto con orgullo. Debemos estar orgullosos de ese período. Fuimos derrotados, pero no vencidos. Seguimos vivos y activos. Si no vencemos a la próxima, venceremos a la siguiente. Venceremos al fin. Lo sé.

El nacimiento de nuestro pueblo se gesta en los años previos a la llegada de Hitler al poder. La conciencia arya de todo un pueblo vio entonces la luz, o recibió su “bautismo” público. Todo un pueblo se reconoció. Es 1933 el año de su nacimiento. La primera comunidad arya que se reconoce como tal. Su derrota se produce el año 1945. Estamos, pues, en el 80 aniversario de su nacimiento; del nacimiento de la primera nación arya, de la nación arya misma.

Ese período es un hito sin igual en nuestra corta historia. La primera aparición de nuestro pueblo en la historia. Ahora somos un pueblo –la nación arya.

Hitler simboliza nuestro primer período, nuestra primera batalla, y nuestra primera derrota. Su lucha era nuestra lucha. Su derrota, fue nuestra derrota. Pero no ha  acabado con nosotros esta derrota sufrida en nuestro primer enfrentamiento abierto contra el mal; contra nuestro mal. Fuimos derrotados, si, ¿y qué? Era enorme aquello contra lo que se luchaba. Demasiados tentáculos la hidra. No pudo ser. La próxima vez conseguiremos vencerla, o la siguiente. La guerra tan sólo ha comenzado.

Estos aniversarios de Hitler y del nacimiento de nuestro pueblo han sido también para mí como un pequeño renacimiento. Digamos que veo más luz, que veo más claro. Presiento, barrunto la próxima batalla (que habrá próxima batalla). Y esta vez tendremos un espacio desde donde avanzar, un baluarte, un punto de apoyo (la propia nación arya). Reconquistaremos a nuestros pueblos. Tenemos muchos y muy buenos guerreros espirituales, y bien armados de conocimiento y de verdad. Al final, venceremos.

Éste es mi espíritu ahora. Ya somos un pueblo.

Chechar, siento que te debía esta carta (y a todos aquellos a quienes he contrariado con mis acerbas palabras acerca de Hitler y el período nazi).

Saludos,

Manu

Anuncios
Published in: on abril 26, 2013 at 11:17 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://nacionalismocriollo.wordpress.com/2013/04/26/carta-de-manu/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. […] Manu (translated from Spanish) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: