Los “griegos de América”

En su artículo “El sacrificio humano en la parte central del área maya”, páginas 169-193 de El Sacrificio Humano en la Tradición Religiosa Mesoamericana, Stephen Houston y Andrew Scherer escriben:


Algunos ejemplos [frescos murales] de Piedras Negras, Guatemala, muestran un cuchillo con nudos de papel y penacho de pluma y la víctima sacrificial, con su corazón tal vez ya extraído, reclinada encima de un bulto de papel para una quema de ofrenda.

El tamaño reducido de los personajes suscita la posibilidad de jóvenes o infantes, cuyos pechos se abren con mayor facilidad por su índole cartilaginosa. Por tanto, hay una serie de imágenes con infantes en platos, cuyos pechos muestran un pequeño corte sobre el corazón (por ejemplo, el famoso plato del Popol Vuh, K3395). Pero no todas son simples representaciones. En 1985, como miembro del Proyecto Caracol, en Belice, Stephen Houston excavó una cripta reutilizada con al menos 25 individuos, donde encontró en cuerpo de un neonato encima de un plato.

A propósito, es notable la presencia de fuego en escenas de niños, tal como en un mural de una jamba de Tohcok, Campeche, así como otra en la Estela 3 de Yaxhá, Guatemala. La primera imagen traza la forma de un cuerpo encima de un incendiario, atados de leña con cabeza ajaw que corresponden al signo para las casas de los fundadores de las dinastías, principalmente aquellas vinculadas con la preeminente ciudad de Teotihuacan.

La segunda ilustra los vestigios de un cuerpo humano en un plato sostenido por palos en forma de cruz. De arriba caen granos de incienso, ch’aaj en el idioma ch’oltiano de la mayoría de los textos clásicos; desde abajo ascienden nubes de fuego. Por medio del signo para “madera”, , inscrito al lado del rasgo, se indica que el plato también se quemará.

Maya vase K1645

Un vaso documentado por Justin Kerr explica el contexto mítico de estos hechos históricos (K1645). Dos personajes suplicantes, el primero quizás atado como cautivo, al menos colocado en una postura sumamente incómoda, enfrenta a dos bultos con cabezas de dioses, una escena que aparece en otros vasos, aunque con diferentes fechas y otros acompañantes. El verbo “nacer” sihyaj, sugiere que Chahk, el dios de la lluvia, y el llamado dios de “Pax”, son recién nacidos. En el vaso K1645, los suplicantes son ch’ajoomtaak, “los que esparcen incienso”. El primer personaje lleva los atributos del ch’ajoom, “esparcidor de incienso”, incluso una diadema distintiva y un vestido de hojas secas.

Los dos suplicantes ofrecen a los bultos entronizados un objeto denominado como “su pie”, yook, tal vez en referencia al andamio de madera que sobresale en la estela de Yaxhá. El nexo con los incendios se aclara con la presencia del incendiario atrás del andamio. A diferencia de otros niños sacrificados, el infante parece estar vivo.

poor-maya-kid

Como en varias sociedades mesoamericanas, la imagen de un acto sobrenatural puede funcionar como un modelo básico para los ritos dinásticos. Hay un paralelo en la evidencia del sacrificio por fuego, una tortura con fines mortales, aplicado por un dios a la espalda de otro…

La presencia de infantes encima de los platos, especialmente en contextos de way o coesencias de gobernantes mayas, indica que se trata de una “comida” especial. Por lo general, la comida de los way era de naturaleza muy distinta a la de los seres humanos, con énfasis en manos, ojos, huesos y, en este caso, los suaves cuerpos de los niños.

[Arriba recogí pasajes de las páginas 170 a 173. A continuación capturo un pasaje de la página 182, en que los autores hablan de otro tipo de sacrificios mayas:]

La presencia de mujeres y niños indica que estos individuos no eran enemigos combatientes y sugiere con fortaleza un contexto sacrificial, aunque quizás uno con significado político más amplio.

Varios cráneos de Colhá muestran marcas de cortes finos y sin sanar, de manera particular alrededor de las órbitas de los ojos, lo cual sugiere que algunos de estos individuos fueron desollados, ya sea poco antes o después de la muerte. El desollamiento de la cara es compatible con las imágenes iconográficas de la decapitación que muestra mutilación sustancial, particularmente de los ojos. Aunque es muy probable que gran parte de ésta ocurrió post mórtem, debemos preguntarnos si al menos algunos de estos traumas fueron infligidos antes de la muerte para maximizar el sufrimiento de aquellos a punto de ser ejecutados.

Anuncios
Published in: on diciembre 6, 2013 at 12:19 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://nacionalismocriollo.wordpress.com/2013/12/06/los-griegos-de-america/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Mientras seguimos esperando la aparición de algún resto arqueológico que respalde el “genocidio de los pueblos indígenas hispanoamericanos” siguen apareciendo los de matanzas y atrocidades por parte de los pueblos que gobernaban.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: