Menuda diosa…

Dime qué dioses adoras y te diré quién eres.

En otro capítulo del libro El Sacrificio Humano que he estado reseñando, Marie Areti-Hers, la autora del artículo sobre el sacrificio humano de los toltecas-chichimecas, dice que para “penetrar en la oscuridad” de esa cultura uno debe tomar en cuenta la compleja estatua que la representaría en su encarnación posterior, “la summa teológica encerrada en las imágenes formidables de la Coatlicue” (pág. 241).

Los españoles pusieron a la Virgen de Guadalupe, la actual diosa de los mexicanos, en el Cerro del Tepeyac. Pero lo que se les oculta a los niños mexicanos en las escuelas es que justamente en ese cerro los aztecas adoraban a su diosa. ¡Y qué diosa…!

La imagen vale más que mil palabras. La fotografía de abajo muestra una representación de 2.7 metros de la madre del principal dios azteca en el Museo de Antropología:

diosa-azteca

Como he escrito en otro lugar, la Coatlicue tenía su falda de serpientes entretejidas (náhuatl: cōātlicuē, coatl, serpiente; cueitl, falda). Véase su collar en medio formado de un cráneo flanqueado de manos y corazones mutilados; sus dos grandes víboras besándose en el lomo formando un espantoso hocico ya que sus hijos la habían decapitado y el rostro original no aparece, hocico que también nos mira sonriente; además del culebrón fálico que le cuelga entre sus patas en forma de garras, ya que según la imaginería azteca su diosa predilecta—en las casas de Tenochtitlan había más estatuillas de la Coatlicue que de su hijo Huitzilopochtli—se alimenta de cadáveres. Y la diosa devoradora de corazones y sangre humana era diosa de la fertilidad y de la tierra (lugar donde se entierran los cadáveres).

La imagen de arriba ha perdido el color. ¿Cómo habrá lucido pintada en violentos colores en su templo precolombino? Su aspecto era tan terrorífico que las indias bajaban la cabeza para evitar hacer contacto ocular con el monstruo cuando le ofrendaban bellas flores.

Y no sólo flores… Como digo en mi libro, se dice que aplacaban a la diosa con sacrificios de infantes.

No es de extrañar que los españoles hayan escogido precisamente el cerro de Tonantzin-Coatlicue, que solía albergar a tan formidable estatua, para implantar a una Guadalupana que habían copiado de la virgen española con el mismo nombre.

Sólo así lograron desterrar el culto azteca a la madre terrible.

Anuncios
Published in: on diciembre 10, 2013 at 4:43 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://nacionalismocriollo.wordpress.com/2013/12/10/menuda-diosa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. […] Pues bien: el 19 de este mes escribí en mi carpeta que ese día, en una de las conversaciones con mi hermana, mi padre reconoció—y anoté sus palabras exactas—, la historicidad del “sacrificio de infantes” cuando Corina mencionó el santuario de Tonantzin. No obstante, mi padre luego añadió que “los españoles arrasaban con todo”, y que “por eso es tan difícil” hacer hoy reconstrucciones de cómo lucirían edificaciones como ese santuario que ya no existe (los españoles pusieron a la Guadalupana exactamente en su lugar). […]

  2. Me gusto bastante este texto, ojala sigan subiendo mas de este tipo, un saludo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: