Mi duro libro

En mayo de este año ingresé algunas entradas en este blog sobre un libro que estaba escribiendo. Pues bien: lo he terminado y ya se encuentra disponible vía la distribuidora Lulu.

Debo decir que estuve tentado a subir a este blog la versión muy corregida del capítulo sobre el nacionalismo de mi padre; algunos de cuyos no corregidos pasajes había subido en mayo.

No lo haré. El caso es que ningún hispanohablante está dispuesto a discutir conmigo sobre las durísimas cosas que he dicho en este blog. De hecho, de todos los hispanohablantes que he leído o visto el los medios, sólo siento respeto por dos blogueros españoles: Manu Rodríguez y quien escribe en Evropa Soberana.

Un sacerdote de las 14 palabras como yo, sacerdote de la futura religión del hombre blanco, apenas puede tener audiencia en la hora más oscura de Occidente. Sin embargo, sí quisiera reproducir un pasaje medular de mi duro libro:
 
muses

Las catorce palabras

Las catorce palabras son un lema creado por David Lane (1938-2007). La frase en inglés “We must secure the existence of our people and a future for White children” se traduce “Debemos asegurar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos”, a la cual se le puede añadir otra frase de catorce palabras: Because the beauty of the White Aryan women must not perish from the Earth, “porque la belleza de la mujer aria no ha de desaparecer de la tierra”.

Aunque, dada mi consagración a la mujer aria yo me fijo en el segundo eslogan, el primer eslogan de catorce palabras fue inspirado por un enunciado de 88 palabras de Mein Kampf (Volumen 1, capítulo ocho):

Aquello por lo que debemos luchar es para asegurar la existencia y reproducción de nuestra raza y de nuestro pueblo; el sustento de nuestros hijos y la pureza de nuestra sangre; la libertad e independencia de la patria, para que nuestro pueblo pueda llegar a cumplir la misión reservada por el Creador del Universo. Todo pensamiento y toda idea, toda doctrina y todo conocimiento, deben servir a ese propósito. Y todo debe ser examinado bajo ese punto de vista y utilizado o rechazado de acuerdo a su utilidad.

Aunque no soy ario ni teísta, soy lo suficientemente emergente para percatarme de la divina nobleza de este pensamiento al grado de adoptarlo como mi religión personal, que muchos en internet comunican, en código, al escribir la cifra 14/88.

Anuncios
Published in: on noviembre 28, 2015 at 11:39 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://nacionalismocriollo.wordpress.com/2015/11/28/mi-duro-libro/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: