Latinoamericanos pendejos

Hoy el escritor “de derecha” Enrique Krauze le echó flores, en el diario Reforma, a Daniel Cosío Villegas (1898-1976), al que el judío Krauze le alabó que haya sido “un crítico feroz del fascismo alemán”.

Tan pendejos han sido los intelectuales en Latinoamérica que no hay, que yo sepa, uno solo que tenga una buena noción del problema judío. Un elemental dato sobre este tema bastará para transmitir de qué hablo:

¿Podría Krauze o su esposa judía, historiadora supuestamente “de derecha” en el tema de la Rusia comunista, conceder que los verdugos voluntarios de Stalin estaban sobrerrepresentados por judíos? Naturalmente que no. Y es el absoluto colmo que los intelectuales gentiles (no judíos) de América Latina no mencionen algo tan obvio.

Cartel de Leonid Denysenko.
Nótese que la cifra de 7 millones
es más alta que las alegadas víctimas
del holocausto judío—¡y sólo en un año!

Actualmente me encuentro muy ocupado. Si alguien está dispuesto a continuar la traducción del libro del profesor Kevin MacDonald que hace años inicié, hágamelo saber por favor. Incluso sería bueno traducir otro libro. En los años 90 Esau’s Tears salió de la pluma de un judío académico que es lo suficientemente honesto como para reconocer que el terror rojo fue, básicamente, terror judío (extractos de su libro en inglés: aquí).

Anuncios
Published in: on enero 18, 2015 at 4:13 pm  Comments (1)  

Malditos aliados

De 1944 a 1947 las fuerzas aliadas probablemente mataron a más hombres, mujeres y niños alemanes, incluso después de que finalizó la Segunda Guerra Mundial, que los crímenes que se le atribuyen a la Alemania Nazi.

Aquellos que sepan inglés pueden enterarse de la increíble historia que el Sistema nos ha ocultado por tanto decenio. El caso es que el Holocausto perpetrado por las fuerzas aliadas—la Unión Soviética, los Estados Unidos y la Gran Bretaña—, denunciado en el libro de 2010 de Thomas Goodrich, parece empequeñecer al holocausto judío.

Entérense del mayor crimen del siglo en que nacimos del que aún no hay película ni documental en el Sistema de “totalitarismo suave” que controla nuestro pensamiento.

Tormenta Infernal:
La Muerte de la Alemania Nazi

(1944-1947)

 

 

Véase también esta entrada

Published in: on septiembre 17, 2012 at 1:02 pm  Comments (2)  
Tags: