Mi duro libro

En mayo de este año ingresé algunas entradas en este blog sobre un libro que estaba escribiendo. Pues bien: lo he terminado y ya se encuentra disponible vía la distribuidora Lulu.

Debo decir que estuve tentado a subir a este blog la versión muy corregida del capítulo sobre el nacionalismo de mi padre; algunos de cuyos no corregidos pasajes había subido en mayo.

No lo haré. El caso es que ningún hispanohablante está dispuesto a discutir conmigo sobre las durísimas cosas que he dicho en este blog. De hecho, de todos los hispanohablantes que he leído o visto el los medios, sólo siento respeto por dos blogueros españoles: Manu Rodríguez y quien escribe en Evropa Soberana.

Un sacerdote de las 14 palabras como yo, sacerdote de la futura religión del hombre blanco, apenas puede tener audiencia en la hora más oscura de Occidente. Sin embargo, sí quisiera reproducir un pasaje medular de mi duro libro:
 
muses

Las catorce palabras

Las catorce palabras son un lema creado por David Lane (1938-2007). La frase en inglés “We must secure the existence of our people and a future for White children” se traduce “Debemos asegurar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos”, a la cual se le puede añadir otra frase de catorce palabras: Because the beauty of the White Aryan women must not perish from the Earth, “porque la belleza de la mujer aria no ha de desaparecer de la tierra”.

Aunque, dada mi consagración a la mujer aria yo me fijo en el segundo eslogan, el primer eslogan de catorce palabras fue inspirado por un enunciado de 88 palabras de Mein Kampf (Volumen 1, capítulo ocho):

Aquello por lo que debemos luchar es para asegurar la existencia y reproducción de nuestra raza y de nuestro pueblo; el sustento de nuestros hijos y la pureza de nuestra sangre; la libertad e independencia de la patria, para que nuestro pueblo pueda llegar a cumplir la misión reservada por el Creador del Universo. Todo pensamiento y toda idea, toda doctrina y todo conocimiento, deben servir a ese propósito. Y todo debe ser examinado bajo ese punto de vista y utilizado o rechazado de acuerdo a su utilidad.

Aunque no soy ario ni teísta, soy lo suficientemente emergente para percatarme de la divina nobleza de este pensamiento al grado de adoptarlo como mi religión personal, que muchos en internet comunican, en código, al escribir la cifra 14/88.

Anuncios
Published in: on noviembre 28, 2015 at 11:39 am  Dejar un comentario  

Españoles acomplejados

Posdata a mi entrada antepasada

El autoengaño de los hispanohablantes que me corrieron de Stormfront es tan delirante que la semana pasada uno de éstos alegó:

En un enlace anterior que puse venían datos de la “no pureza” del español medio: menos de un 1% de sangre extra europea, incluso menos que el sueco medio. [enlace: aquí]

¡Así que los españoles son más arios—es decir más blancos o nórdicos—que los mismísimos suecos!

Robert_Kemm_GranadinosNo importa que, en ese mismo hilo de discusión, el citado comentarista eche rollo aparentemente erudito sobre los grupos étnicos que conquistaron la península ibérica. Aún si no me hubieran corrido por esos dos artículos de Evropa Soberana que enlacé, habría sido imposible mantener una discusión mínimamente racional con estos acomplejados.

En cierto modo, me da gusto no volver a tener que discutir con ellos: es grotesca pérdida de tiempo. La mentalidad que produjo la cita de arriba ilustra por qué, siendo yo fenotípicamente mediterráneo como ellos, prefiero discutir con los angloparlantes en mi blog en inglés: ellos no están acomplejados por el simple hecho que no tienen que autoengañarse.

Published in: on septiembre 29, 2015 at 11:08 am  Comments (8)  

Miguel Hidalgo y Costilla ✡

—el judío étnico—

 
El caudillo insurgente José María Morelos tenía genes negros, lo mismo que su lugarteniente, el general Vicente Guerrero.

Se dice que, como mulato, para evitar ser señalado en ciertos círculos, cubría su cabello rizado—herencia negra—con el legendario paliacate que adorna su cabeza en cada imagen que lo representa.

Todo esto, incluyendo el hecho que los genes africanos han sido amalgamados dentro del DNA actual del mejicano, me lo ocultó el sistema por décadas. (Véase, en la sección de comentarios de esta entrada, un didáctico video en YouTube narrado precisamente por un negro norteamericano.)

miguel-hidalgo Pero hoy 16 de septiembre debo decir que, en el periódico mejicano La Jornada del 18 de septiembre de 2007, Humberto Moreira Valdés, gobernador del estado de Coahuila, aseguró que la imagen visual de Miguel Hidalgo y Costilla, el “Padre de la Patria” tampoco corresponde a la realidad. Dijo que la imagen que los mejicanos ven (como en la estampa de arriba) se debe a la insidia de Maximiliano, quien hizo posar a un sacerdote belga para darnos una imagen apócrifa de Hidalgo: la imagen de un europeo ario.

En los primeros retratos hablados de Hidalgo éste aparece con nariz ganchuda, como un arquetípico judío. La comunidad judía en Méjico, tan obsesa con sus genealogías, por fin ha reconocido que el cura Hidalgo era hijo de judíos conversos.

Published in: on septiembre 16, 2015 at 1:00 pm  Comments (1)  

¡Adiós Stormfront!

Stormfront

El foro más populoso y antiguo para los “nacionalistas blancos” ha sido Stormfront, tanto así que tiene una hermanita para que los hispanohablantes intercambien opiniones.

Antier una moderador de este Stormfront en español (supongo que es mujer por su avatar) borró mi último comentario con la mentira que mi comentario era “trolling”.

Mentiras, pues recuerdo perfectamente que mi respuesta simplemente señalaba a otro comentador que el sitio Evropa Soberana había demostrado que muchos caucasoides europeos habían dejado de ser arios.

Stormfront en su versión hispanohablante es, en el fondo, un foro políticamente correcto. La mayoría de hispanohablantes que dialogan allá están bajo la ilusión de que son tan blancos como los gringos. No toleran que alguien les diga sus verdades: que muchos (aunque no todos) españoles, portugueses, griegos e italianos del sur—los sicilianos por ejemplo—y de otros países de Europa y América han dejado de ser propiamente blancos.

Es de verdad patético y en extremo surrealista que estas verdades elementales no puedan decirse en un foro alegadamente “racista”. No sólo borraron mi comentario aparentemente inocuo: señalar los artículos de Evropa Soberana como prueba de que muchos griegos y sicilianos ya no son blancos. La moderadora llegó al extremo de expulsarme por haber enlazado ese par de eruditos artículos (éste y este otro).

Patético de verdad. Si la moderadora que me censuró y corrió del foro es mujer, sus acciones sólo corroboran lo que he escrito sobre el bello sexo en mi blog en inglés.

Jamás debe un sacerdote de las 14 palabras estar sometido a los caprichos de una mujer. No sólo tienen las mujeres un coeficiente intelectual inferior al nuestro, sino que en lugar de estar censurando a la clase pensante deberían estar criando a niños blancos en casa.

Published in: on septiembre 14, 2015 at 10:46 am  Comments (4)  

Respuesta

Respecto a mi pregunta de la previa entrada—:

¿Hay algún escritor español o portugués de siglos pasados que haya dicho que el rezago de sus naciones, comparado con las naciones más arias, se debe a su mestizaje con no arios (mezcla iniciada por los visigodos desde el siglo VII)?

—otro comentador de Stormfront suministró información pertinente sobre lo que buscaba:

Pio-BarojaBaroja había bebido de las fuentes originales de donde parte toda la corriente nordicista: Gobineau, Vacher de Lapouge (creo recordar que cita a Lapouge en varios de sus relatos de ficción), Houston Stewart Chamberlain; y hacía suya la tesis según la cual la grandeza de España, que se apoyaba en los elementos arios y vascos del país había ido perdiendo, con el pasar de los siglos, presencia ante la contaminación progresiva de elementos semitas y medio-orientales, “mediterráneos”. Y abogaba abiertamente por fomentar el resurgir de los primeros y reprimir los segundos, como paso previo para el renacer de su país…

En Ortega y Gasset, quizás por haber estudiado en Alemania, se pueden leer cosas en la línea de lo que buscas en España invertebrada, desde un punto de vista filosófico.

Desde un aspecto clínico, puedes investigar a los doctores Misel Bañuelos (Antropología de los españoles) y Vallejo-Nájera (Eugenesia de la hispanidad). Ambos estudiaron en Alemania en los años 30, claro. Pero después de la guerra, todos estos temas fueron declarados “verboten”, así que cayeron en el olvido.

Sería interesante hacer con los instrumentos científicos del siglo XXI un estudio serio y en profundidad de la huella genética norteafricana y medio-oriental en la Península Ibérica.

Así que los hispanohablantes que tengan, como yo, las 14 Palabras como religión personal, deben leer a Pío Baroja y a estos otros autores.

Published in: on septiembre 9, 2015 at 11:25 am  Dejar un comentario  

Respuesta parcial

Carlos Octavio Bunge Arteaga II

Un comentador de Stormfront respondió a mi pregunta en rojo de mi previa entrada.

Los textos de un escritor argentino, Carlos Octavio Bunge (1875-1918, foto), nos dice un artículo de Wikipedia, contienen el mensaje de que “el mestizaje era en Hispanoamérica el principal problema, el gran freno a la evolución que tenían los pueblos de la región. Sólo corrigiendo eugénicamente esas asimilaciones inadecuadas, nuestra América podía evolucionar y llegar a colocar a sus pueblos en relación a los europeos y a los yanquis”. Habría que echarle un vistazo a la obra de Bunge para ver qué tanto permea, en su obra, la afirmación de arriba.


Posdata del 23 de febrero de 2016

¡Vaya, vaya! Qué sorpresa.

He estado hojeando el libro principal de Bunge (PDF: aquí) y me topo con que, si bien es cierto que en una larga introducción el editor reconoció que Bunge señala a la mezcla racial como la causa del rezago “hispano” frente a la América anglosajona, idealizó la potencialidad real de Sudamérica. El caso es que, desde el mismo prólogo, Bunge escribió:

No sé si antropológicamente soy europeo puro; pero, en el orden psicológico, me siento tan hispanoamericano como el mestizo azteca o guaraní o mulato. Me he asimilado a ellos. Soy uno de ellos. Y de serlo me enorgullezco, esperando que, una vez corregidos los defectos esbozados en este libro, seremos los hispanoamericanos, en relación a los europeos y a los yanquis, no iguales, sino mejores. [págs. 42-43]

Estas palabras, escritas la previa década a que Vasconcelos publicara su Raza cósmica, no pueden contrastar más con lo planteado en mi libro La muerte de papá.

Published in: on agosto 26, 2015 at 11:15 am  Comments (7)  

Mi pregunta en rojo

En un blog chileno Francisco Albanese contestó lo que pregunté en mis recientes artículos:

Efectivamente, desde la academia nunca ha existido—o lo ignoro por completo—una adjudicación al factor racial… como causa principal del subdesarrollo en América (excluyendo Estados Unidos y Canadá). Sin embargo, y contra toda corrección política, este bloqueo intencional por parte de la intelligentsia, que siempre atribuye el subdesarrollo a una cuestión relacionada con el capitalismo, la globalización, idiosincrasia y, en último caso, a la cultura, contrasta con la perspectiva del hombre común, al menos en Chile, de que “la raza es la mala”.

Desconocía esta sabia vox populi en el cono sur y le agradezco a Albanese su artículo.

De las dos preguntas que hice en las mencionadas entradas, la segunda es la que más me interesa, donde fui incluso más allá de lo sucedido en las Américas: “Hasta donde sé, ningún hispanohablante ha dicho las cosas en forma tan clara [como Pierce, Kemp y otros]: el mestizaje ha sido la calamidad de las civilizaciones que originalmente fueron arias, el mundo visigodo en la península ibérica incluido”. Y a renglón seguido anoté: “¿Me equivoco? ¿Ha habido alguien?”

Por lo que Albanese contestó colijo que al menos el pueblo chileno, no sus intelectuales, tiene algo de conciencia a nivel horizontal. Pero no es eso lo que quería saber, en tanto que es el conocimiento vertical el creador o destructor de paradigmas. Si uno toma la manera tan franca de decir las cosas de un Rockwell, por ejemplo (véase mi entrada de hace un mes en este blog), lo que trato de indagar es si ha habido un hispanohablante que haya escrito de forma tan desinhibida como ese norteamericano.

Lo que se ha publicado doctamente en inglés y en alemán puedo decirlo con mis propias palabras: La América “latina” está chingada debido al mestizaje perpetrado por los europeos ibéricos en previos siglos, quienes se chingaron a las indias e incluso a algunas negras y mulatas. (Confiérase El laberinto de la soledad de Octavio Paz para entender el aztequismo “La Chingada”.)

Ahora bien, Albanese dice que no ha habido en la academia nadie, que él sepa, que haya escrito sobre ello, aunque sea en términos más educados. Ni escritores al parecer. ¿Significa eso que la gran verdad sobre Latinoamérica, lo que puse en negrillas arriba, no ha dejado registro en prensa escrita ni por un solo hispanohablante?

Published in: on agosto 15, 2015 at 1:32 pm  Comments (2)  

Norte y Sudamérica

Abajo cito un pasaje de un artículo de Evropa Soberana:

 
europa-soberanaHay que recordar también que los colonos anglogermanos llevaron al cabo una agresiva política de limpieza étnica para con los indígenas norteamericanos, de tal forma que casi los extinguieron.

El sentido de la exclusividad racial de los protestantes era tan acentuado que durante años hasta rechazaron jóvenes indias ofrecidas por los jefes locales para estrechar relaciones, a pesar de que en las primeras colonias inglesas apenas había mujeres. Para cuando se dio el “novedoso” caso Pocahontas, los españoles llevaban un siglo mezclándose con la población indígena con bastante liberalidad. De haber sido conquistada por otras potencias, Iberoamérica sería una esfera mucho menos indígena y mestiza de lo que lo es hoy.

Published in: on agosto 9, 2015 at 10:53 am  Comments (7)  

Preguntas

La presente entrada es una posdata a “¿Ni uno solo?” Siguiendo esa línea de preguntas, hasta la fecha, después de cinco días de haber puesto un comentario en el sitio de Stormfront en español, nadie me ha contestado esto que pregunté allí:

¿Hay gente en Latinoamérica que tome las 14 palabras con tanta seriedad que estén pensando no sólo en emigrar a regiones más blancas, sino que quieran hacer una carrera dura de activismo pro blanco en la nación blanca a reconquistar?

Hago esta pregunta porque, en la blogósfera angloparlante, veo que casi todos los “racistas” no salen de sus casas sino que se limitan a internet. (Las recientes manifestaciones defendiendo la bandera confederada en Norteamérica no son abierta y orgullosamente racistas como lo eran, digamos, las manifestaciones de George L. Rockwell cuando yo era un niño.) La verdad es que dudo que existan racistas hispanohablantes más consistentes que esos angloparlantes con quienes me topo a diario en internet, pero quería comprobarlo en Stormfront.

Allí también pregunté: ¿Existe tal cosa como un intelectual hispanohablante que haya hablado sobre el mestizaje latinoamericano de manera tan clara como lo hicieron Hitler (en español: aquí), Rockwell (en español: aquí), Pierce (en inglés: aquí) y Kemp (en inglés: aquí)?

Respecto estos últimos, William Pierce y Arthur Kemp, la tesis de sus respectivos tratados es que la mezcla racial destruyó no sólo las civilizaciones del Mundo Antiguo, incluyendo la civilización grecorromana (*), sino que incluso demeritaron el mundo ario en la península ibérica desde el siglo VII y sobre todo en Portugal un milenio después (véase por ejemplo: acá, en inglés).

Hasta donde sé, ningún hispanohablante ha dicho las cosas en forma tan clara: el mestizaje ha sido el Coco de las civilizaciones que originalmente fueron arias, el mundo visigodo en la península ibérica incluido. ¿Me equivoco? ¿Ha habido alguien?

____________________

(*) Tómese en cuenta que los antiguos griegos y romanos eran nórdicos, antes de que se mezclaran—confiéranse los artículos de Evorpa Soberana en castellano: aquí y aquí.

Published in: on agosto 8, 2015 at 4:55 pm  Comments (1)  

“La raza” – die Rasse!

Traducción de un pasaje de White power
de George Lincoln Rockwell (1918-1967)

rockwell

Si Vd. desea una prueba clásica de la iniquidad de la mezcla de razas, compare la historia de Norteamérica y Latinoamérica.

Latinoamérica es tan rica, o más rica en recursos naturales, que Norteamérica.

Latinoamérica tiene una más amplia variedad de clima que Norteamérica.

Latinoamérica es más grande que Norteamérica.

En Latinoamérica se establecieron [los europeos] antes de Norteamérica, y ha tenido más tiempo para crecer y desarrollarse. ¿Por qué Latinoamérica no está muy por delante de Norteamérica? ¿Por qué todos claman por entrar a Norteamérica, pero pocos tratan de emigrar a Latinoamérica? ¿Por qué es Norteamérica ahora el continente “más rico” en la tierra, mientras que Latinoamérica sigue estando “sub-desarrollada”: un continente hambriento que aún contiene cazadores de cabezas en una selva?

No hay excusas debido a la “forma de gobierno”, a la “libertad” o cualquier razón económica, política, teológica o sociológica porque Latinoamérica ha tenido, y sigue teniendo, todos los recursos de la naturaleza de Norteamérica. La mayor parte de las constituciones de la América Latina se modelan directamente, casi palabra por palabra, de la Constitución de los Estados Unidos. Pero la mayor parte de Latinoamérica sigue siendo pobre, caótica, rezagada, sucia y “en vías de desarrollo”—como a los liberales les gusta llamar a las miserables y lastimosas razas de color.

La única diferencia sustancial entre Norteamérica [Estados Unidos y Canadá] y Latinoamérica se encuentra en las personas—en las razas. Los habitantes de Norteamérica son abrumadoramente blancos, y la mayoría son nórdicos.

Los habitantes de Latinoamérica son en su mayoría oscuros: mezclas de los indios nativos y esclavos negros con españoles o portugueses.

Los ingleses, escandinavos, escoceses, irlandeses, los colonos franceses y alemanes de Norteamérica no vinieron sólo para saquear, explotar y luego regresar a Europa con su botín, como lo hicieron los portugueses y españoles en Latinoamérica. Los nórdicos (o “anglosajones”) que llegaron a Norteamérica llegaron a establecerse, y por lo tanto trajeron a sus mujeres con ellos; vivían como familias.

Los blancos del Norte exterminaron en gran medida la población de color nativo.

Los españoles, que llegaron sólo como saqueadores y explotadores, trajeron muy pocas de sus mujeres, y se rejuntaron con los nativos de color. La naturaleza humana del varón es tal que la naturaleza siguió su curso.

En el Norte, los hombres produjeron más hombres blancos como ellos: formaron parejas sólo con sus propias mujeres.

En Latinoamérica los españoles, habiendo satisfecho sus deseos en las nativas, y más tarde en las esclavas importadas de África, produjeron una estirpe de mestizos y pardos estúpidos.

Esto no es “odio” o “intolerancia” sino simplemente un hecho histórico; y pueden ver el resultado si visitan la América del Sur.

En Brasil y en la mayor parte del vasto continente latinoamericano, Vd. se sentirá como una especie de gigantes entre pigmeos de color al caminar por las calles. La población pulula con gente con cabellos marrones, ojos cafés, y humanos retrasados en su crecimiento; letárgicos, y con harapos guangos. Sólo en el norte la energía y el capital se ha movido, como en las grandes ciudades, y encontramos lo que podríamos llamar “civilización”. Dondequiera que la población mestiza nativa es abandonada a sus propios recursos, Vd. encontrará inmundicia, miseria, crueldad, y una increíble falta de moral o normas de conducta; caos político, tiranos, pereza y el mismo tipo de medioambiente que encontramos en África, la India y en cualquier lugar donde reina la gente de color.

Estas son quizá declaraciones crueles y brutales. Los corazones gentiles se estremecen con su recitación. Pero la supervivencia de la civilización occidental depende de su recital y de que estas palabras sean grabadas en las mentes de nuestro pueblo.

Los locos liberales, los judíos, los comunistas y las grandes manadas de estadounidenses con sus cerebros lavados están haciendo ahora, en Norteamérica, lo que los españoles hicieron en Latinoamérica. Usted no puede permitirse el lujo de ser indulgente en este tema, porque no hay manera de corregir un error racial una vez que lo toleramos.

Si permitimos que los idiotas y falsificadores conviertan en pequeños mestizos de color café a sus hijos y nietos, también tendremos la selva Latinoamericana en nuestra poderosa y maravillosa civilización blanca.

Published in: on julio 13, 2015 at 4:54 pm  Comments (5)